domingo, 27 de septiembre de 2009

Anónima



Mi amigo J. tenía la punta de la lengua partida en dos, como una serpiente humana. Se la partió él mismo de un mordisco en un mal mono. había sido yonki más de veinte años, de los cuales diez los había pasado en el talego, siete del tirón y el resto, entrando y saliendo.

En la cárcel sobrevivió currando de correo para eta, supervivencia obliga, así logró hacerse con mierda para yonkis de alto standing y mantenerse con vida.

Se desenganchó en el proyecto hombre de mi ciudad, ya solo podía desengancharse o morir y eligió de nuevo sobrevivir. Era un gran tipo, un puto sabio. Nos encontramos una noche de autistas en una barra, a él le molaba mi principito y a mí su saxofón tras la oreja. Nunca follamos, nunca lo planteamos, nos hicimos amigos y ya está.

Curraba en un puesto de los jipis en el centro, yo estudiaba cerca de allí y nos tirábamos horas de palique en la calle. Conoció a una tía cojonuda que tiró por la calle ancha con su pasado, con su inestabilidad, con sus anticuerpos, con sus bajones, con su brillantez, con su aura de gente especial.

Un día le pidieron el carnet y se lo llevaron a Torrero. Figuraba en busca y captura por una movida que ya había pagado. Pasa mucho. Una simple cuestión de papeleo y burocracia que supuso tener tres meses encerrado en la cárcel a un tío inocente recien desenganchado de la heroína tras veinticinco años cabalgando.

Nos escribíamos constantemente. Estaba desesperado. Me contaba que estaba haciendo todo lo que podía por no chutarse pero que por favor lo sacásemos, hoy había aguantado el tirón, mañana no sabía. Su novia se dedicó durante esos meses a sacarlo a tiempo completo, se quedó en los huesos.

Al día siguiente de detenerlo me presenté en el puesto y explique a uno de los dueños una versión light para justificar la ausencia de J. ( un puesto jipi con licencia en un buen sitio, da para dos, tres y cuatro si se aprietan). Terminé quedándome yo.

Y ha sido con mucha diferencia el mejor curro que he tenido en mi vida. Fuí feliz currando allí, todo el día en la calle, rodeada de gente, controlando a los secretas ( había que pasar la voz te afectase o no, romper el hilo suponia un par de negros sin manta y sin lo de dentro, que es peor.
Luego seguimos en contacto, venían al garito donde curraba con sus baratijas y siempre les pillaba algo. Con el dinero de la caja, por supuesto) y dibujando dentro de corazones blancos.

Porque la tontería estrella eran unos corazones semi planos, del rollo nácar de imitación, con el nombre dentro. Y claro, el nombre se lo tenía que dibujar con letras bonitas al tran-tran la mendas. Tremendas mierdas me salían a veces, pero si pones cara de artista concentrada, a la gente le cuela. En realidad, a la gente se le puede colar casi todo, en un momento dado.
Escribía pues los nombres en el interior de los corazones, les hacía como un ribete siguiendo la forma del corazón, soplaba un poco, otro poco de esmalte y a rular.

Yo era feliz haciendo corazones.

J. salió limpio del talego, jodido eso sí, muy jodido y le devolví su curro. Si no le hubiese tenido tanto aprecio me lo hubiese quedado, me lo ponían fácil además.

No volví a dibujar corazones en unos quince años, quizá porque no surgió, quizá porque me empujaron a olvidar cómo era uno.

Hoy he dibujado un corazón, que pedazo de hostia me voy a dar.



11 comentarios:

GLoRia dijo...

Me ha encantado anónima. Me ha parecido preciosa... se me ha quedao una cara de idiota...

Besicos

mane dijo...

joder! Aún quedan historias preciosas, felicidades Anónima ,sin menospreciar otros post, me ha encantado besos chungas

Belén dijo...

En Torrero y en Casablanca hay muchas historias, sin duda...

Besicos

Lara dijo...

A mí también me ha molado este post, mucho, mucho.

Rosa dijo...

Que rejodido tiene que ser eso, no???. Tener tu vida rehecha y que la in-justicia te ponga de nuevo el cartel de wanted, para llevarte a un lugar donde lo más probable es que te vuelvan a deshacer.
Que asco.
Me ha gustado mucho tu post.
Gracias y besos.

Natàlia dijo...

Touché!

Muakssssssssssssssssssss

maruxiña dijo...

Me uno a los comentarios anteriores. Me ha encantado.

Biquiños!

Crisis. dijo...

Esta me ha encantado!

Bolboreteira dijo...

Bonita historia!!!
El final me ha gustado especialmente.Sin miedo a las hostias que es peor.
Besiños

NaT dijo...

Una historia preciosa y que conlleva de todo un poco: amor, traición, soledad, amitad, miedo, desesperación...
Con tu permiso te robé unas cuantas frases para publicarlas :D

¡¡Gracias por la realidad!!

Anna dijo...

No puedo añadir más a lo de mis apañeras de aventuras.

Besos.