martes, 15 de diciembre de 2009

Belén

Belén repite con las chungas:




Cuando llegué a la ciudad, sus calles y sus luces me intimidaban un poco. No tardé en descubrir que no se es más paleto porque vivas en un pueblo, si no por la cantidad de vivencias que tienes, y gracias a dios, siempre voy a exprimir al máximo todo lo que pase por mi lado. Sólo por el regustillo de saber que lo has vivido.
Conocí hace ya muchos años a una chica que iba de chunga. Era de las repetidoras del curso, y eso le hacía pertenecer al grupo de las intocables. Además, su look de heavy de mallas, botas y camisetas de Iron Maiden hacía el resto.
Una vez se pasó de la raya. Hizo llorar a una amiga mía. Una empollona con gafas y granos, si, pero era buena chica. La sangre me hirvió y me explotó en el estómago, e incluso recuerdo que me entraron ganas de vomitar, hasta tuve que tragarme una arcada. Fue la primera vez que sentí rabia en la boca de la tripa. No recuerdo qué es lo que le hizo, y la verdad es que a día de hoy, qué más dará; lo que si que me dio es por querer ser aún mas chunga que ella.
Yo no soy de pegar, y menos de usar la violencia física, pero en atacar el ego y dejar bien claro quien mandaba ahí si era mi especialidad. Fue en una clase de historia, ni tan siquiera el profesor me paró, creo que hasta él disfrutó de ver a la chunga avergonzada sin saber qué decir ni de contestar ni una sola pregunta qué hacía ni una sola ironía que yo lanzaba.
Creo que a la salida me amenazó con pegarme, la pobre no sabía hacer otra cosa. Pero desistió cuando le insinué que eso era delito, que había testigos de la amenaza, y que mi hermana estaba estudiando derecho.
Cuando se fue a su casa, me pareció ver que su rabo estaba entre las piernas, como un animal apaleado. No volvió a molestarnos, las empollonas sabíamos ser chungas, sin duda.

9 comentarios:

Crisis. dijo...

No se es más chunga por pegar más fuerte... esta chunga es de las buenas buenas!

Mariola dijo...

Cuanta razón llevas Belén, no hay que utilizar la violencia, ni física ni verbal, las palabras exactas en el momento exacto, son mucho más eficaces, y si encima tienes el don de la prudencia y la diplomacia, mejor que mejor!! :)

Besito

Lara dijo...

Las justas palabras en el justo momento pueden obrar maravillas, jajaja...

maruxiña dijo...

Lo difícil es encontrar las palabras justas en ese preciso momento, las jodías suelen salir después jijiji (a mí por lo menos)

Biquiños nevados!!!

Bolboreteira dijo...

Carai!
Así me gusta!
Besotes

rodericus2009 dijo...

Bueno, no solo son las palabras justas, también es la entonación adecuada, a veces acojona mas un susurro que un grito. Y sobre todo, la mirada.Mirár al fondo de los ojos de tú adversario sin parpadeár.

Normalmente desaparecen con el rabo entre las patas.

Miguelo dijo...

por un monto crei q es post trataba de belen esteban y su nariz jajajaja llevan toda la semana dando la paliza con ella

Paula dijo...

"las empollonas sabíamos ser chungas"
De pronto me reconocí en tu escrito Belén! Un beso

Anna y punto dijo...

Esa no era chunga, sino gilipollas que quieres que te diga.

Yo temo a los golpes mentales, esos, son hematomas que nunca se van.

esos.